Cirugía de abdomen: abdominoplastia o lipoabdominoplastia

La abdominoplastia es la cirugía para conseguir un  “vientre plano”.

Los mejores candidatos para este tipo de intervención son  personas que presentan acúmulos de grasa en el abdomen junto a una piel flácida que no responden a una dieta o a ejercicio. Está indicada tanto en hombres como en mujeres aunque es particularmente útil en las mujeres que, después de uno o varios  embarazos, tienen distendida y estriada la piel y debilitada la musculatura del abdomen.

ANESTESIA

Se requiere uno o dos días de ingreso, según los casos.

La operación puede hacerse con anestesia general o epidural.

POSTOPERATORIO

La paciente abandona la clínica con una faja de presión, que deberá llevar durante 1 mes después de la cirugía y con instrucciones médicas para el postoperatorio. Suele sentirse una especie de dolor tipo agujeta intensa durante 4-5 días y luego la mayoría de las pacientes comienzan a realizar sus actividades habituales excepto el deporte de salto y vibración como el aerobic y running.

Recomendamos el drenaje linfático manual desde la primera semana, para ir disminuyendo la inflamación y recuperar la elasticidad de la zona intervenida.