La cirugía de nariz: rinoplastia

La rinoplastia es la cirugía encargada de dar a la nariz un aspecto más natural y armónico con el resto de los elementos que conforman la cara.

Suele estar indicada en pacientes que muestran deseos de mejoría en su estructura nasal y que hayan finalizado el periodo de crecimiento óseo, por tanto más allá de los 16 años. Esta cirugía debe planearse tras una concienzuda visita médica, donde el profesional debe consensuar con el paciente y la familia cuales son las estructuras que deben ser modificadas en la nariz y cual es el resultado que puede esperarse.

ANESTESIA

Normalmente se realiza bajo anestesia general, requiriendo ingreso hospitalario de 24 h, pero en determinados casos, como la cirugía de la punta nasal, puede realizarse con anestesia local y paciente ambulatorio.

POSTOPERATORIO

Tras la cirugía suele colocarse un taponamiento nasal durante 3 días y una férula de yeso o material plástico durante 10-12 días.

El postoperatorio no es doloroso. Suele ser muy molesto el taponamiento nasal por la imposibilidad de respirar por la nariz y sobre todo durante el sueño y las comidas. Aparece inflamación y derrame palpebral que suele durar una semana y que puede ser tratado con antiinflamatorios y aplicación de frio.