La cirugía de orejas: otoplastia

La corrección de las orejas despegadas o en asa es una cirugía destinada a corregir el defecto de plegamiento del cartílago antehellix de la oreja.

Al no realizarse un plegamiento natural del mismo, el pabellón auricular queda plano y separado de la cabeza, lo que confiere a la persona aspecto de tener las orejas grandes y demasiado abiertas.

Es motivo de grandes complejos y pérdida de autoestima en edades tempranas del desarrollo, que si no se corrigen acaban lastrando a la persona durante toda la vida y configurándole un carácter introvertido.

A través de una incisión cutánea en la parte posterior del pabellón auricular, realizamos el despegamiento de la piel de esa parte de la oreja y dejamos visible los cartílagos. Existen diversas técnicas para remodelar el cartílago y doblarlo, pero casi todas suelen usar suturas para conseguir este efecto de doblado. Finalmente se cierra la incisión cutánea y se realiza un vendaje elástico por dos días.

ANESTESIA

Normalmente planteamos la otoplastia como una intervención bajo anestesia local y sedación intravenosa.

POSTOPERATORIO

El paciente de otoplastia permanecerá con el vendaje en su domicilio, tomará un antiinflamatorio durante 3-4 días y realizará curas de la herida con betadine durante una semana. Normalmente se usan para el cierre de la piel suturas reabsorbibles, por lo que no es necesario retirarlas posteriormente.